Los profesionales defienden que el PVC es el mejor material para las ventanas si queremos mantener un equilibro entre precio y calidad.

El aluminio es un material muy conductor de frío y de calor, por lo que no es un buen aislante. Es por esa razón que en las ventanas de aluminio se hace necesario incorporar lo que conocemos como rotura de puente térmico a través de elementos adicionales que “rompen” la conductividad del material. Esto supone un coste añadido y elevado y no siempre nos garantiza buenos resultados. Por lo tanto, en cuanto a aislamiento, las ventanas de PVC siempre son la mejor opción antes que las de aluminio, ya que el PVC es un material aislante por sí mismo, que no transmite ni frío ni calor. Asimismo, gracias a un buen aislamiento térmico se puede llegar a ahorrar hasta un 76% en el consumo de energetico, como es el caso de las ventanas WERU de SOLVEN.

Otra de las ventajas de las de ventanas de PVC es su alto nivel de aislamiento acústico y su bajo coste en mantenimiento, ya que con una sencilla limpieza es posible asegurar su conservación durante años. Además, la perfilería puede incorporar un grado de protección antirrobo hasta 10 veces mayor que otras ventanas.

Por otro lado, este material es reciclable y que requiere muy pocos recursos para su fabricación disminuyendo así las emisiones de CO2. Es por eso que garantiza un positivo balance energético y un buen comportamiento ecológico.

Siempre se ha asociado el color blanco a los sistemas de PVC, pero ya no tiene por qué ser así. Actualmente hay variedad de colores y diseños para estas ventanas. WERU cuenta con un sinfín de posibilidades en cuanto a color y diseño, ya que dispone de diferentes tonalidades (monocolor, bicolor o foliados), acabados (liso, granulado, metalizado), formas (arcos, circulares, irregulares, etc.) y tipos de aperturas (correderas, oscilobatientes, abatibles, etc.) que hacen posible la realización en cualquier proyecto.

Por lo que respecta al precio de las ventanas, está claro que depende de las prestaciones de cada una pero, teniendo en cuenta las características, las ventanas de PVC no suponen una inversión mucho mayor que las de aluminio. En este sentido, podemos decir que, de hecho, el PVC ofrece un mejor equilibrio entre precio y prestaciones.

Considerando las principales diferencias entre las ventanas de aluminio y las de PVC, es indudable que éstas últimas ofrecen mejor relación calidad-precio. La mejor marca de ventanas de PVC es aquella que, además, te permite disfrutar de un hogar seguro, eficiente y confortable y al mismo tiempo te ofrece completa flexibilidad en cuanto a diseño, como es WERU, una marca que ofrece confianza por la gran fiabilidad y excelencia de su producto, que le proporciona su experiencia.

Por lo tanto, como conclusión es seguro decir que las ventanas de PVC son una inversión que nos aporta bastantes beneficios durante muchos años, entre ellos, una extraordinaria protección frente al frío, el calor y ruido exterior, y un considerable ahorro energético.